IBILGAILU ELEKTRIKOEN HISTORIA / HISTORIA DE LOS VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

XIX. mende amaieran hiru motor mota ezberdin erabiltzen ziren ibilgailuetan, konbustiozkoak, elektrikoak eta baporezkoak.

Motor elektrikoen bibrazio txikiagatik eta efizientzia altuagatik 1890 eta 1915 urte bitartean motor elektrikoa zuten ibilgailu asko eraiki eta erabili ziren (konbustizoko zein baporezko motorrak baino gehiago), batez ere hiri barneko ibilbideak egiteko.

Hasiera batean teknologia gabezien ondorioz abiadura mugatua zuten (32 km/h), baina urteen poderioz eta hainbat hobekuntza egin ahala, bateriena esate baterako, lehen ibilgailu mota izan zen 100 km/h-ko abiadura gainditzen, 1899. urtean “Jamais Contente” ospetsuarekin.

Jamais Contente

Ordurarteko eztanda motorren abioa manibela bidez egitetik abio elektrikora pasatzeak, erregaiaren prezioa jaisteak, eta Ford marka ezagunak Ford T-aren produkzioa katean egiteak eragin zuen nagusiki ibiligailu elektrikoaren gainbehera 1915 urte inguruan.

 Euskal Herrian Talleres de Deusto enpresa bilbotarrak “Ardiurme” trakzio elektrikozko ibilgailuko gutxienez 2 unitate  eraiki zituen 1905 urtean. Garaiko komunikabideek hau zioten ezagutzen den Euskal Herriko lehen ibilgailu elektrikotaz:

“Automobil hauek mekanismoaren segurtasunagatik, gogortasunagatik eta   sinpletasunagatik dira esanguratsuak. Modelo frantziarrak aztertu eta hobetu              ondoren abantai asko dauzka hauekiko: motorren indar eta segurtasun haundia,             mekanikaren erresistentzia eta iraupena,  eta karga handiak eramateko ahalmena.

Ardiurme

 

Urteak pasa ahala eta arrazoi ezberdinengatik ibilgailu elektrikoen gainbehera etorri zen eztanda motorrez eragindako ibilgailuak gailendu zirelarik mundu osoan zehar.

 


 

A finales del siglo XIX se utilizaban 3 tipos diferentes de motores en los automóviles, de combustión, eléctricos y de vapor.

Dada la baja vibración y alta eficiencia del motor eléctrico fue el tipo de motor más utilizado entre los años 1890 y 1915, sobre todo para los desplazamientos urbanos.

Debido a las carencias tecnológicas de la época en un principio tenían una velocidad máxima limitada (32 km/h), pero con el paso de los años y las diferentes mejoras sobre todo en las baterías fue el primer tipo de vehículo en alcanzar los 100 km/h, gracias al famoso “Jamais Contente” en el año 1899.

Jamais Contente

El cambio del arranque mediante manivela a arranque eléctrico, el descenso en el precio de la gasolina y la producción masiva y en cadena del Ford T desencadenó en la decadencia del vehículo eléctrico alrededor del año 1915.

 En Euskal Herria, en el año 1905, la empresa bilbaína Talleres de Deusto construyó el  “Ardiurme” de tracción eléctrica. Se construyeron al menos dos unidades. Los medios de comunicación de la época decían esto a cerca del primer vehículo eléctrico de Euskal Herria que se conoce.

“Estos coches se distinguen por la sencillez de su mecanismo, su seguridad y su robustez. Construidos después de ver los mejor modelos franceses tienen grandes ventajas sobre ellos: mayor fuerza y más seguridad de los motores, gran resistencia y duración mecánica y perfecta adaptación a todas las cargas y marchas ”

Ardiurme

Con el paso de los años y por diferentes razones el vehículo eléctrico perdió fuerza ante el vehículo con motor de combustión.

 

 

Infon bidalia

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.